Venezuela, en la recta final de una campaña sin debate y mucho insulto

1348769267_0

 Venezuela, en la recta final de una campaña sin debate y mucho insulto .

Venezuela enfila los últimos días de una campaña marcada por el poco espacio para la discusión en la que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha recurrido al insulto y a la denuncia y el candidato opositor, Henrique Capriles, ha insistido en celebrar un debate que no se dio.

Después de tres meses de campaña, Chávez, de 58 años y aspirante a la tercera reelección, y Capriles, abogado de 40, cierran los últimos actos con vistas a unas elecciones en las que los venezolanos deberán decidir si el presidente llega a los 20 años de gobierno o el país toma un nuevo rumbo.

Denuncias de supuestos paquetes económicos ocultos, deserciones en las filas opositoras, acusaciones de “guerra sucia” e insultos desde las filas oficialistas han sido parte habitual del día a día de Venezuela en las últimas semanas.

El presidente venezolano ha protagonizado una campaña a medio gas, con altos y bajos, y pasando días sin hacer actos de campaña o haciéndolos en forma de actividad de Gobierno. Viajó poco y en la gran mayoría de las ocasiones fue Caracas el escenario de sus discursos.

Tras ser operado en febrero por tercera vez de un cáncer del que asegura que se ha curado, Chávez ha optado por los grandes actos con miles de seguidores y discursos inusualmente cortos para el prolífico verbo del gobernante.

Para el profesor de Ciencia Política de la Universidad Central de Venezuela, Carlos Romero, “la presencia limitada del presidente Chávez en cierta manera ha contribuido a que no se llevara de una manera más aguda el conflicto entre la oposición y el gobierno”.

Eso no ha evitado que Chávez tratara de convencer a los descontentos con apocalípticas descripciones del país en caso de que llegue al poder Capriles, al que ha llamado fascista, cerdo, “majunche” (mediocre) y hasta nazi, pese a ser descendiente de judíos del Gueto de Varsovia.

El presidente ha ondeado como bandera las misiones o programas sociales de su gobierno, el éxito de una economía que crece al 5 % y las perspectivas de resolver el déficit de más de tres millones de viviendas que tiene el país.
Las polémicas

El escándalo más sonoro de la campaña ha sido el caso del diputado opositor Juan Carlos Caldera. Diputados chavistas mostraron un vídeo el día 13 en el que se mostraba al legislador opositor, en ese momento representante de Capriles ante el Consejo Nacional Electoral, recibiendo sobres con dinero.

El chavismo lo acusó de recibir un soborno, Capriles lo apartó de inmediato y Caldera señaló que se trataba de una contribución de un empresario a su campaña para la alcaldía de un municipio caraqueño. Este caso sumado a algunos episodios puntuales de violencia sumió varios días la campaña en un baile de acusaciones, que Capriles rompió pidiendo al presidente venezolano un debate.

Sin embargo, para algunos analistas no ha habido tanta crispación como en el pasado. “Recuerdo haber visto mayor crispación en eventos como el referéndum revocatorio de 2004 e intensidad en la confrontación a la elección pasada en 2006″, indicó el analista John Magdaleno, profesor del Instituto de Estudios Superiores de Administración de Caracas (IESA).
‘Pueblo’ a ‘pueblo’

Con la legitimidad dada por tres millones de personas en unas elecciones primarias, Capriles ha ejercido desde febrero como el primer candidato de unidad de la oposición en la historia, aunque Manuel Rosales también contó con un respaldo uniforme tácito en las elecciones de 2006.

Desde el 1 de julio ha protagonizado una campaña de menos a más en la que ha visitado cerca de 300 municipios y ha presentado planes para resolver los problemas de inseguridad y el déficit de la educación y ha repasado sus propuestas en materia de salud y economía, siempre insistiendo en la vocación social de su Gobierno.

Del “casa por casa” pasó al “pueblo por pueblo” y a medida que sus actos han crecido ha venido repuntando en las encuestas aunque Chávez todavía le aventaja en la mayoría de sondeos.

Ha insistido en llamar a un debate público al presidente y le ha reclamado explicaciones por las cifras de asesinatos que convierten a Venezuela en uno de los países más peligrosos de América Latina. Capriles ha asegurado que mantendrá las misiones, especialmente la de salud con los médicos cubanos, que, aseguró, potenciará aunque también ha afirmado que no regalará el petróleo a otros países como a Cuba, que cobra por sus servicios sanitarios con crudo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

* Copy this password:

* Type or paste password here:

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>